Navidad, dulce Navidad…

Y qué difícil es contenerse a todos los manjares que protagonizan las mesas en estas fechas, ¿verdad?  Pero para que no te preocupes por tu dieta, tu físico o esos quilos de más que aparecen en esta época, te hago una serie de recomendaciones que puedes llevar a cabo en la medida en que te sea posible.

1. HAZ EJERCICIO POR LA MAÑANA.  Está demostrado que 45 minutos de ejercicio matutito hacen disminuir nuestra inclinación por la comida.

2. COCINA LIGERO.  Combina carne y pescado con verduras, utiliza el horno, te dará poca faena y quedarás genial.

3. COME DESPACIO.  Cuánto más despacio comas, menos comerás porque te saciarás antes y harás mejores digestiones para evitar los empachos.

4. ANALIZA EL MENÚ. Tanto si vas de invitado/a como si no, y de este modo, podrás seleccionar comer aquello que te apetezca más de todo lo que pongan. Si cocinas tú, procura alternar sabores dulces y salados en los platos principales, de este modo, conseguirás que tus comensales reduzcan su deseo de tomar dulce después de comer.

5. CUIDADO CON EL POSTRE. Brochetas de frutas, macedonia, frutas de temporada, postres o turrones elaborados por ti, son alternativas muy saludables para estas fechas. Vigila no excederte con el postre, o tus esfuerzos durante la comida no te habrán servido de mucho.

6. BEBE CON MODERACIÓN. Te lo dice la DGT y también yo, ya que el alcohol y las bebidas refrescantes son una enorme fuente de calorías, además de poder causar arritmias.

7. PRÉPARATE ANTES DE COMER. Evitar ir a una comida de Navidad en ayunas es algo que puedes hacer.  Si además, tomas una pieza de fruta media hora antes de la comida o bebes medio litro de agua, habrás saciado tu apetito y tu necesidad de comer será menor.

8. VIGILA CON EL MARISCO. El marisco absorbe la contaminación del mar incluyendo bacterias como la salmonela y algún virus como el de la hepatitis A. Además, las ostras crudas pueden contener una bacteria llamada Vibrio Vulnificus que puede causar problemas importantes de salud.

9. EVITA LOS ATRACONES. Después de una comida excesiva (llena de hidratos, grasas, sales…) el corazón tiene que trabajar a un gran ritmo durante 6h para ayudar a hacer la digestión. Por eso un atracón puede cuadruplicar la posibilidad de tener un infarto sólo dos horas después de haber comido.

10. REDUCE LAS CALORÍAS. Un exceso de grasas y calorías puede provocar problemas (lumbalgias, reflujo gástrico, gota, cólicos de vesícula o riñón, etc.).

11. COMPENSA LOS EXCESOS.  Los días no festivos procura comer más ligero, a base de ensaladas, caldos, cremas, para ir desintoxicando el organismo.  Esto te ayudará a tener un aspecto menos fatigado y te sentirás más saludable.

12. MENTALÍZATE. Tu mente tiene un poder increíble.  Si tú te mentalizas en que determinados alimentos no te hacen bien y menos en exceso, tu mente te ayudará a verlos menos apetecibles cuando los tengas delante.

Estas son una serie de sugerencias que te pueden ayudar a pasar una Navidad, sintiéndote mejor, más ligero y con un aspecto más descansado.  Son muchas, no hace falta que las hagas todas, pero es seguro que si llevas a la práctica unas cuantas, notarás sus efectos beneficiosos en tu salud.

Te deseo una Feliz Navidad y un saludable y próspero 2021!

¡¡Compártelo con tus amig@s!!